Cannabinoides

cannabinoides

Cannabinoides del cannabis

Cannabinoides, endocannabinoides y receptores cannábicos

Cuando en 1994, Raphael Mechoulam, Doctor en Química cerebral de Israel, consiguió aislar y sintetizar el THC ( Delta – 9 Tettrahidrocannabinol), un importantísimo cannabinoide, marcaba el comienzo de la investigación más seria del cannabis. A partir de aquella investigación, llevada a cabo con resina de cannabis rojo del Líbano, fueron descubiertos y estudiados muchos más cannabinoides. Y no sólo se descubrieron los cannabinoides; también los receptores cannábicos y los endocannabinoides, que son cannabinoides que nuestro organismo produce de forma natural y cuya función es el mantenimiento sano del cuerpo.

¿Qué son los cannabinoides?

Los cannabinoides son un grupo de compuestos activos que se encuentran en la marihuana. Son los químicos que aportan a la marihuana sus propiedades medicinales y recreativas.

Cannabinoides, como el THC o el CBD, interactúan con los receptores del organismo para producir ciertos efectos, como, por ejemplo, el psicoactivo; el llamado “colocón”.

¿Pero qué son y cómo interactúan con nuestro organismo? Antes de continuar debemos explicar qué son los endocannabinoides y los receptores cannábicos en mayor profundidad.

Hasta la fecha, 111 cannabinoides han sido descubiertos y comenzados a estudiar. Tanto el THC como el CBD son los cannabinoides que, prácticamente, todos conocemos.

Los cannabinoides de la marihuana se producen en los tricomas de las flores. La mayoría de las variedades disponibles de marihuana tienden a tener altos niveles de THC por su efecto psicoactivo. Ültimamente y por su gran potencial medicinal, se están sacando nuevas variedades con altos contenidos en CBD (Cannabidiol). El CBD es un cannabinoide no psicoactivo y de hecho, contrarresta el “colocón” que produce el THC.

Aunque el THC y el CBD son los cannabinoides más conocidos, hay muchos otros que tienen un gran potencial medicinal y que, de hecho, están siendo estudiados por la ciencia. Entre ellos podríamos destacar el cannabigerol (CBG), el cannabinol (CBN), el cannabichromene (CBC), el THCv (tetrahidrocannabiverina) y otros.

Antes de proseguir, veamos los beneficios medicinales de los cannabinoides más conocidos y conozcamos algo más de los endocannabinoides. Ya hemos dicho que, desde que el Doctor Mechoulam comenzó sus estudios, la investigación sobre los cannabinoides no ha parado y tan sólo es cuestión de tiempo que se nos abra un mundo de posibilidades.

Endocannabinoides

Los endocannabinoides son cannabinoides también. Pero que son producidos de forma endógena por nuestro propio organismo. Los cannabinoides que nos introducimos de forma exógena (tras consumir marihuana) son los llamados fitocannabinoides.

Aún siendo diferentes de los producidos por el cannabis, tienen muchas similitudes, tanto en propiedades como en efectos. Esto es así porque interactúan con nuestro organismo, al igual que los cannabinoides, mediante los receptores cannábicos.

Los investigadores han descubierto ya diferentes endocannabinoides, pero los más estudiados y conocidos son los llamados 2-AG y anandamida.

Otros endocannabinoides son noladina ether, virodhamina y N-arachidonil dopamina (NADA).

Aunque las funciones de los endocannabinoides dentro del organismo son numerosas, la más relevante es la regulación de la homeostasis.

Relación entre cannabinoides, endocannabinoides y receptores

Para entender completamente los cannabinoides hay que conocer su relación con el sistema endocannabinoide y los receptores.

Sin duda alguna, la periodista Mary Ann Liebert, de INC Publishers, es una de las grandes investigadoras del tema que, durante muchos años, ha recopilado y estudiado todas las investigaciones realizadas por las mayores eminencias del sector, como es el caso del Doctor Raphael Mechoulam. Estas son sus palabras:

“El sistema endocannabinoide (ECS) se compone de receptors cannábicos, conexiones endógenas y enzimas para la biosíntesis endocannabinoica y la inactivación. El sistema endocannabinoide juega un importante rol en la regulación de la sinapsis en el sistema nervioso central y endérico (ENS), mediante efectos tanto ionhibitorios como excitantes, mediando una variedad de procesos fisiológicostales como la sensación y modulación del dolor, funciones motrices, inflamación e inmunidad.

Los receptores cerebrales (CB1 y CB2) pertenecen a una “superfamilia” de receptors acoplados a la proteína G. Hablamos de los receptores CB1 y CB2. El CB1 se expresa principalmente en las neuronas centrales y periféricas, e incluso las endéricas. Mientras que el CB2 se expresa mayormente mediante células inmunes inflamatorias. La distribución de los receptors cerebrales (CB1 y CB2) en las neuronas endéricas y el tracto intestinal, destaca su rol en la salud general y en la enfermedad, como por ejemplo, motilidad, inflamación e inmunidad, secreción intestinal y gástrica ácida, nocicepción a través de la emesis, y el control del apetito”

Los cannabinoides y los receptores se podrían comparar con la llave y el candado, dependiendo de las circunstancias. Los cannabinoides se relacionan con los receptores de la misma forma que una llave entra en su correspondiente candado y lo abre. Si los receptores permanecen abiertos, nuestro organismo experimenta cambios en la función celular y produce efectos en el cuerpo. Por ejemplo, después de consumir marihuana, el THC activa nuestro sistema endocannabinoide al unirse en los receptores.

Tenemos dos tipos de receptores cannábicos: CB1 y CB2.

Los receptores CB1 se ubican en el cerebro y producen los efectos psicoactivos del cannabis.

Los receptores CB2 están ubicados en diversas partes del cuerpo y son la causa de numerosas funciones biológicas.

Estas funciones explican los diversos efectos producidos por la marihuana. El sistema endocannabinoide tiene mucho que ver con la regulación del apetito, el sueño, el dolor, el buen y mal carácter, la memoria y más funciones.

Los cannabinoides más estudiados

En nuestra web dispones de un estudio muy completo de todos los cannabinoides estudiados, tales como el THC, CBD, CBN, CBC, CBG y THCV.

THC (tetrahidrocannabinol)

El THC es el cannabinoide que nos produce el efecto psicoactivo que experimentamos tras consumir cannabis. El THC se produce en las flores de la planta; concretamente en la resina. Lo producen unas glándulas que se dan en los órganos reproductivos de las flores.

El THC incita la producción de dopamina en algunas células cerebrales y es por ello que experimentamos ese agradable sentimiento de satisfacción.

El THC puede producir episodios de alucinaciones. Estos episodios no suelen pasar de las dos horas de duración. Comienzan a los pocos minutos de haber consumido. No obstante, aun habiendo pasado la sensación de “colocón”, el sistema psicomotriz puede seguir experimentando ciertas alteraciones.

Sin duda alguna, el THC es el cannabinoide más conocido entre los usuarios de cannabis.

CBD (Cannabidiol)

Sin duda alguna el CBD (Cannabidiol) es el segundo cannabinoide más popular entre los usuarios de cannabis. Y cada vez más dado su enorme potencial medicinal. No tiene efecto psicoactivo y, de hecho, es el “freno” del THC.

Al ir aumentando la demanda de variedades ricas en este cannabinoide, algunos breeders ya han lanzado genéticas al mercado que alcanzan hasta un 10 – 20% de CBD.

Podría considerarse una especie de freno ante el efecto psicoactivo del THC. Por ejemplo, una variedad con un altísimo contenido en THC podría ser menos psicoactiva que otra con menos, precisamente por tener mucho CBD. Es el balance del efecto psicoactivo entre ambos cannabinoides.

El CBD ha demostrado también su eficacia en el tratamiento de algunos desórdenes mentales como la ansiedad, la depresión e incluso la esquizofrenia.

CBN ( Cannabinol)

El CBN es un cannabinoide que procede del THC; aunque su efecto es menos contundente. Entre otras cosas porque su concentración en las flores es muy inferior. En realidad, el CBN comienza a aparecer según el THC se va degradando. Cuando las flores comienzan a degradarse el CBN va apareciendo y quizás sea esta la razón por la que pocos usuarios de cannabis se interesan en este cannabinoide.

Se utiliza en tratamientos dérmicos, como estimulante del apetito y en el tratamiento del cáncer.

CBC (cannabicromeno)

El CBC es un cannabinoide se da en pequeñas cantidades en la planta del cannabis. Tiene numerosas propiedades medicinales. Especialmente cuando se combina con otros compuestos del cannabis. Este fenómeno es conocido como “efecto de refuerzo”.

Tiene importantes usos médicos como antimicrobiano, antiviral, anti hongos, antiinflamatorio, analgésico, antidepresivo y anti proliferación de células cancerígenas.

CBG ( Cannabigerol)

Se ha probado su valor antibacteriano y antiinflamatorio; así como su efecto positivo en el tratamiento del cáncer. También es muy eficaz para fortalecer los huesos.

Es un relajante natural y también tiene propiedades anti dermatitis y se están estudiando sus propiedades anti cancerígenas.

El CBG se da en las flores del cannabis y curiosamente es más abundante en el cáñamo industrial que en el cannabis para marihuana.

THCV (tetrahidrocannabivarina)

El THCV es un cannabinoide algo parecido al THC. Es muy psicoactivo; muchísimo más que el THC. El “colocón” es mucho más potente, pero también dura mucho menos.

Si tienes la ocasión de consumir una variedad con este cannabinoide, comprobarás que su contundente efecto apenas dura entre 5 y 7 minutos. Su efecto es claramente psiquedélico y produce alucinaciones momentáneas.

El THCV tiene además propiedades medicinales entre las que cabría destacar su capacidad para combatir la obesidad, la ansiedad, la diabetes 2 y el Párkinson.

También se emplea en ciertas adicciones como el alcoholismo y el tabaquismo.