Semillas de marihuana – Semillas de cannabis
Semillas de marihuana – Semillas de cannabis
La realidad del cannabis en Uruguay 3 años después de la regulación

La realidad del cannabis en Uruguay 4 años después de la regulación

La realidad del cannabis en Uruguay. Algunos aspectos de la ley uruguaya que todavía no se pusieron en marcha y otros que no contemplaron en su día.

La realidad del cannabis en Uruguay. Tras este periodo de cuatro años en los cuales el gobierno con sus diferentes ministerios implicados y el IRCCA (Instituto de Regulación y Control del Cannabis) comenzaron a poner en marcha la ley, se puede empezar a decir que día a día surgen aspectos y necesidades que la ley no contempló por olvido o por miedo al que dirán en la ONU o en los países del entorno.

CLUBS CANNÁBICOS DE MENBRESÍA

Desde el primer momento el gobierno uruguayo y el IRCCA anduvieron rápidos para publicar los requerimientos necesarios para su legalidad y habilitar las licencias para los clubs de menbresía. Estos clubes en la actualidad ya están por todos los departamentos del país y cuentan con miles de socios y socias que pagaron la cuota de ingreso y ahora pagan por cada gramo de flores de cannabis según lo estimado por cada uno de ellos, en función de los costes de producción. Según información que muestra el Instituto del cannabis en su página web exactamente serían 33.

AUTOCULTIVADORES DE CANNABIS

Respecto a los autocultivadores también habilitaron todo bastante rápido y pese a las reticencias de muchos uruguayos para identificarse como tales en la actualidad son más de seis mil las personas que lo hicieron. Hay que decir que Uruguay es un país chiquito con una población de tan solo 3,4 millones.

Hubo una primera fase en la cual todavía la policía no tenía directrices claras por parte del ministerio de interior y se dieron una serie de situaciones penosas para los cultivadores a los que en desafortunadas actuaciones, los uniformados les requisaron sus plantas.

VENTA DE MARIHUANA EN FARMACIAS

Lo más importante de esta ley para la industria del cannabis y para las dos empresas que consiguieron las licencias de producción, que ya hace meses que tienen listas sus cosechas para poner a la venta en farmacias no termina de llegar. Primero fueron las farmacias del país las que armaron un poco de circo mediático en contra de la venta y después la llegada a la presidencia de Tabaré Vázquez le resto prioridad a la venta de marihuana en farmacias.

Por otro lado no supondría ningún problema para el Instituto del cannabis llegar a un acuerdo y habilitar la venta en una cadena de tiendas de tarjetas telefónicas, recargas, pagos y  loterías que ya cuenta con locales blindados por casi todo el territorio.

Hay que comprender al mismo tiempo el miedo de las farmacias ya que Uruguay es un país con mucha cultura de la violencia y el robo. Los taxis son los más incómodos de América ya que etán blindados y en caso de accidente mejor ni pensar. No es raro escuchar a algún uruguayo jactarse de que el país tiene los mejores ladrones.

De hecho un jardinero que cuidaba las plantas de marihuana de un club ya fue tiroteado para quitarle la cosecha. Y los cultivos de las empresas adjudicatarias también fueron penetrados por ladrones que saltaron el cerco policial que los protege.

En el país además hay un porcentaje considerable de alochólicos y mucha droga, taxistas que conducen como locos pasados de cocaína y miles de jóvenes con sus vidas destruidas por la pasta base o crack, que incomprensiblemente para un país tan fácil de controlar se vende en sus calles.

VENTA DE MARIHUANA A TURISTAS

Al margen de estos datos que no hay que olvidar, están saliendo a la luz aspectos que no contempló la ley del cannabis en su día y que son una necesidad. Hablamos por ejemplo del tema de vender cannabis a los turistas, cosa que es sencilla de regular.

Lo que no se puede pensar es que un turista cuando llega a Uruguay si fuma marihuana no lo hará, la realidad nos dice lo contrario.

Yo que participé en la mesa de debate y redacción de la ley siempre fui insistente con ese aspecto y la respuesta siempre fue la misma. «El turista que quiera fumar tendrá que hacerse amigo de un uruguayo».

Pues bien amigos este fin de semana se llevaba a cabo la primera acción policial contra este tipo de prácticas en un club de Maldonado que se publicitó en un diario argentino como club de cata para extranjeros.

Suponemos que con el tiempo y con un poco más de experiencia no habrá problemas para que los turistas mayores de edad podamos disfrutar legalmente de nuestras variedades de marihuana favoritas durante la estancia en Uruguay.

El origen del cannabis índica  Hachís rojo libanés making off  El origen del cannabis sativa

 

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

ESTE SITIO WEB ES PARA MAYORES DE 18 AÑOS. Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando confirma tener edad suficiente, al mismo tiempo que está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para más información.

ACEPTAR
Aviso de cookies