La influencia del cannabis en nuestra cultura 1


La influencia del cannabis. Jesucristo como punto de inflexión.

La influencia del cannabis en nuestra cultura. Siendo este asunto tan prolijo en todo tipo de culturas, creencias y demás consideraciones antropológicas, he decidido dividirlo en dos etapas: antes y después de Cristo. Porque, en efecto, fue Jesús de Nazaret el usuario de cannabis que más ha influido en el pensamiento del ser humano. Por lo tanto, en este primer capítulo, hablaremos del uso que el nazareno hizo de esta planta.
No es mi intención, ni mucho menos, ofender a los creyentes del cristianismo. Simplemente voy a hacer un compendio de datos históricos de aquella época. Que Jesús era consumidor habitual de cannabis es un hecho más que debatido e incluso la prestigiosa cadena de televisión británica BBC sacó a relucir este asunto.

la influencia del cannabis en nuestra cultura
Los datos que aporto han sido recopilados de varios textos bíblicos, entre los que destaco los evangelios de los gnósticos, una de las muchas ramas del cristianismo que tuvieron su origen después de la muerte del fundador de esta religión: el mismo Jesús. Estos evangelios fueron descubiertos 200 años después de la muerte del profeta y en ellos se detallan a la perfección ciertas costumbres y rituales anteriores al nacimiento de Jesús y que continuaron formando parte del acervo cultural de aquella sociedad durante muchísimos años después de su muerte.

Pero además tenemos el Éxodo, el Cantar de los Cantares, Isaías, Jeremías y Ezequiel entre los libros que narran el uso del cannabis de forma habitual en aquella sociedad y aquellos tiempos. Cierto es que en aquella época, los botánicos no conseguían plantas de cannabis con los altísimos niveles de THC que se obtienen hoy en día. Pero sí conseguían porcentajes superiores al 10% en THC y, sobre todo, altísimos niveles de CBD, cannabimoide responsable de muchas de las curaciones milagrosas atribuidas a Jesús tales como el glaucoma y la dermatitis tópica.
La voz cannabis proviene etimológicamente de la voz kan, que en hebreo significa caña de aroma (cannabis).Y Cristo era un título, no un apellido o nombre. Para obtener este título una persona de aquella época tenía que ser ungida en un ritual, también llamado bautismo, al que sólo accedían la nobleza y la clase religiosa. Estaba completamente prohibido realizar dicho ritual con un plebeyo.
El libro del Ëxodo en su capítulo y versículo 30:31 se narra cómo Jeová (Dios), aconseja a Moisés en el monte Sinaí sobre el uso del Kaneh Bosm
“En Éxodo 30:22:23 Habló Dios a Moisés, diciendo:
Toma también de las especias más finas: de mirra fluida, quinientos siclos; de canela aromática, la mitad, doscientos cincuenta; y de caña aromática (marihuana), doscientos cincuenta siclos.

 

DIOS NO SOLO ELIGIÓ LA PLANTA SINO QUE TAMBIÉN ENSEÑÓ a moisés a preparar el aceite santo.
Éxodo 31:11 También el aceite de la unción, y el incienso aromático para el lugar santo. Los harán conforme a todo lo que te he mandado
Éxodo 40:15 “Unge a ellos como ungiste a su padre, para que me sirvan como sacerdotes. Su unción será un sacerdocio que continuará durante las próximas generaciones”

Para obtener el título de Cristo (Xristhos en griego) el candidato era ungido con un mejunje llamado kaneh bosem (hebreo). Recordemos que en el antiguo hebreo la voz kan significaba marihuana.Los evangelios gnósticos detallan con suma precisión tanto el ritual como los ingredientes utilizados en el mismo.
Se empleaban vasijas de barro del tamaño suficiente como para que un hombre de estatura media cupiera completamente, quedando el borde de la vasija a la altura de su pecho. La vasija se rellenaba con aceite de oliva virgen, romero, tomillo, salvia y una cantidad más que considerable de cogollos secos de cannabis. Toda esta mezcla se dejaba macerar durante algunos días antes de que el elegido para ser ungido se metiera durante horas en la vasija.
Como el cannabis es liposoluble, el aceite de oliva desprende los tricomas que contienen el THC, disolviéndolos para, junto a las demás hierbas, convertirse en un potente alucinójeno cuyas propiedades psicoactivas eran visionarias. En efecto, el kaneh bosem era un mejunje enteógeno utilizado en aquella época para establecer una conexión con Dios.
Una vez finalizaba el ritual, los elegidos acudían al río Jordán a limpiarse. Uno de los encargados de esta misión era Juan el bautista, quién se encargó de Jesús el nazareno limpiando todos los restos impregnados en su cuerpo tras la ceremonia. No es de extrañar que en semejante estado de percepción, Jesús visionara el Espíritu Santo y muchas cosas más.
Pero lo más relevante fue el hecho de que Jesús descubrió en primera persona todas las propiedades enteógenas y sanitarias del cannabis. Porque, efectivamente, el cannabis es perfecto para diferentes clases de dermatitis, mal muy extendido en aquella época. La Biblia nos habla continuamente de las curaciones de Jesucristo de leprosos. La opinión más extendida entre los estudiosos de la época es que lo que se ha traducido como lepra no era otra cosa que la dermatitis tópica.
Jesús se dio cuenta de que el kaneh Bosem era un enteógeno, un producto visionario y curativo, cuyo uso no podía ni debía ser reservado exclusivamente para las clases privilegiadas de la época. ¿Por qué no usarlo también con los enfermos y con aquellos que quisieran abrir sus mentes a otras realidades espirituales? Pensad que en aquella época todas las religiones existentes alcanzaban sus éxtasis a través del empleo de plantas con propiedades visionarias, enteógenas. ¿Y quién duda de la capacidad visionaria del cannabis? Más aún cuando se consume con mesura y con un propósito predeterminado, como era el intento de alcanzar nuevas puertas de percepción.
Aunque esto es especulación mía, creo que en aquella época el cannabis provenía del valle de la Bekaa, en el Líbano. Puede que sea mera casualidad que en la actualidad continúen siendo los cristianos libaneses los que cultivan el cannabis en el Oriente Próximo. ¿Casualidad? No lo creo…Esta genética es altamente medicinal ya que es una índica pura con altos niveles de CBD. Y contiene niveles de THC en torno al 10%, lo cual está muy bien para alcanzar el éxtasis visionario. Y os lo digo por experiencia propia ya que visité las plantaciones y probé su hierba.
En los próximos capítulos hablaremos del uso del cannabis antes y después de Cristo, hasta llegar a nuestra historia contemporánea.
Javier Marín (Marqués de Esquilache)

Le recomendamos estos interesantes artículos:

Prospecto del cannabis medicinal de colegio oficial de farmacéuticos de Barcelona

El Origen del Cannabis sativa

El origen del Cannabis índica


Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Una idea sobre “La influencia del cannabis en nuestra cultura

  • Isidro Fernandez

    Una realidad innegable en la que nos sumerge este artículo.
    Saludos para el autor y para toda la gente de este gran banco de semillas de cannabis que es KETAMA SEEDS.